Cazadores De Sombras

Facilis Descensus Averno
 
ÍndicePortalCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
AutorMensaje
Laura Fray
Hada



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Vie Sep 10, 2010 5:59 pm

Yo tambien me lo acabo de leer de un tiron!! Me encanta, en serio!!
Cmo era Valentine, la fuerza del caracter de Joce...
IN-CRE-I-BLE!! Sigue escriibiendo xfaa!!
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Vie Sep 10, 2010 6:35 pm

One question please.

A ver, no sé si os habreis percatado pero los personajes cambian de una manera pasmosa XD XD .

¿Cómo os gustan mas? ¿Como al principio? (Que copie un poco el registro de escritura de Cassie) o ¿como en los últimos episodios? (Rollo Sin City sí XD)
Volver arriba Ir abajo
Rag
Nefilim



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Vie Sep 10, 2010 8:57 pm

A mi me gustan mas los ultimos, no se, me parecen mas... ellos
Volver arriba Ir abajo
Laura Fray
Hada



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Sáb Sep 11, 2010 12:39 pm

Sip, los ultimos a mi tbn me gustan mas, van adoptando el caracter que tendran cuando sean adultos. Aunque Valentine fuese un cielo en su etapa de los 14 años (sin-darle-por-saco-a-Joce xD) creo que es mas real el de ahora.
Sigue asi me encanta como escribes!!
Volver arriba Ir abajo
Izzy_tmr
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Sáb Sep 11, 2010 9:21 pm

Diooooooos!!!!! Me encanta!!! yo tambien me lo acabo de leer todo de golpe y me ha encantado! escribes super bien! me ha enganchado muchisimo! hasta le estoy cogiendo cariño a valentine xD es romantico en el fondo... xD
por favor sigue escribiendo!!! Very Happy y por cierto, a mi tambien me gustan mas los personajes hacia el final Wink
Volver arriba Ir abajo
laura_fray
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Jue Sep 30, 2010 9:05 pm

Ahhhh!!
Mola un huevo!!!
respecto a la pregunta de cómo nos gustan más , si al principio o al final; a mi me gustan mas al final
Peeeeero , me paece que tendrías que poner a Jocelyn más fuerte y con mas carácter.
No digo que sea una blandengue , pero hay ratos que se queda un poco .....conmocionada , sabes .
esa es mi opinión
(Tambien entiendo que no puede ser tan fuerte como lo es en los libros porque en esta historia es mas pequeña , claro)

me encanta , deveras
SIGUE ESCRIBIENDO!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 05, 2010 12:46 am

11. El despertar.

Abrí los ojos y me eche la mano a la cabeza. Tenía una resaca horrible… Espera… No había bebido… ¿Y donde estaba? Estaba tumbada en una cama, de estilo victoriano, que ostentoso… Sí, no había dudas, estaba en la casa solariega de Valentine donde nos reuníamos El Círculo. Y determiné que se trataba de su habitación por las pocas veces que la había visto desde la puerta.

Eche la cabeza a la izquierda. Era de noche, y no había una sola nube en el cielo, se reflejaban todas las estrellas y la luna desprendía la suficiente luz como para iluminar toda la estancia. Poco a poco fui recordándolo todo. Berlín, ese tal Michael que luego resulto ser un demonio psicópata, Los Ángeles, el demonio deformado de nombre Ray y por último Valentine… Él arrojándose a mi, liberándome de ese canalla.

Desconocía cuantos días habían pasado, pero tenía esa pesadez, el típico cansancio de cómo cuando duermes una siesta de 4 horas seguidas. Intenté volver a dormirme, pero la luz de la ventana no me permitía concentrarme, tenía por costumbre dormir sin un solo rayo de luz, así que me giré a la derecha y ahí estaba él. ¿Valentine? ¿Qué demonios hacía dormido en un sillón? ¿Había estado velando por mí? Dios… Curiosamente esto hacía que me sintiese bien… ¡No! Quítate este maldito pensamiento de la cabeza… Ya no tienes 15 años, ya no eres una cría como para volver a estar babeando por el tío que prometiste que no volverías a babear.
Pero es TAN guapo… No parece el mismo cuando duerme, la verdad es que le favorece aun mas. No hay rastro de preocupación en su cara, ni de ambición… Y lo mas importante, permanece callado. Me quede tumbada mientras continuaba cegada mirándole embelesada. Era la única persona que conseguía que fuese capaz de odiar con toda mi alma para posteriormente amar… Me daba vergüenza admitirlo… Pero no podía seguir engañándome.

- ¿Qué? ¿Disfrutando de las vistas? – Añadió Valentine con los ojos cerrados aun y con una sonrisa ladeada. <<¡Mierda! Me ha pillado>> fue lo único que pude pensar, aunque permanecí callada un par de segundos buscando una excusa perfecta. Y se puso a mirarme esperando una respuesta, sí, se notaba que el mamón estaba disfrutando.

- Eh… ¿Qué? Pufff… JAJAJAJA – Sí, cuando estoy nerviosa me da por reír de manera escandalosa. - ¿No… No pensarás que lo que miraba era a ti? JAJAJAJA.

- Vaya vaya… Sí conozco esa risa… Venga, Joce, no te hagas la estrecha… - ¿Qué hace? Se acaba de levantar del sillón y se acercó a MI cama (bueno, técnicamente era de él, pero ya que yo la estaba ocupando en estos momentos me pertenecía) y se sentó al lado mía. – Entre tú y yo… Hay… - Plantó su cara enfrente de la mía - Química… Ya sabes, a mi me gusta estar por encima de la gente… Pero a ti… Te permitiría estar encima mía… Ya sabes a lo que me refiero. – ¡EL PUÑETERO CERDO! Y encima me guiña el ojo mientras me toca la boca con el pulgar. Sí… Le partí la cara a la vez que me levante del tirón.
- ¿PERO TÚ QUIÉN DEMONIOS TE HAS CREÍDO QUE SOY? Yo no soy ninguna de tus fulanas a las que puedas tratar como un trapo, a mi me respe… - Se estaba descojonando en mi cara… No solo me “acosaba” sino que ahora no me dejaba terminar de hablar y literalmente estaba llorando de la risa. - ¿Qué coño te pasa? ¿Encima te ríes? – Creo que pocas veces he estado tan colérica como esta ocasión.

- Vamos… Joce… jajaja – Reía entre palabras – No has visto tu cara… Pero era para grabarte jajaja. No me podría arrepentir ni aun queriendo. Venga… No te enfades, que te dejo que te pongas encima… JAJAJAJAJA. – Y encima seguía con el cachondeito el mamón.

- JA JA JA. Muy bonito. Yo paso por una experiencia traumática de la que no te puedes hacer ni a la idea de todo por lo que he tenido que pasar y tú te cachondeas de mi. Perdóname si no doy gritos de júbilo. – Sí, conseguí hacerle sentir mal, se lo merecía, y me fui furiosa de la habitación tras, por supuesto, dar un portazo. Él me siguió mientras me dirigía al baño, ¿a qué? No lo sé.

- Joce… - No me paré. – Jocelyn, espera. – Añadió mientras de una carrerilla me alcanzaba y me agarraba del brazo, posteriormente me abrazó, eso sí que no me lo esperaba, me pillo totalmente desprevenida. – Mira… No te haces a la idea de lo preocupado que estaba cuando me llamo ese desgraciado. Siempre supe que algún día te marcharías de El Círculo… Lo sabía, sabía que tu moral muchas veces no se correspondía con lo que hacíamos en las misiones… Aunque para mi esos capullos se merecen eso y mucho mas. Pero yo imaginaba que el día que te fueses lo harías para tener la vida que yo no te puedo ofrecer, que algún… - Se nota que le costaba horrores decir esto en alto. – Que algún otro hombre te haría feliz de la manera en la que yo no puedo hacerlo. Y he fracasado, en todo. – Era la confesión de un hombre carente de pasión, la viveza característica de Valentine se había esfumado dejando retazos de un derrotismo nada habitual en él.

- No vuelvas a decir eso. – Tercie sobresaltándole.

- ¿El qué?

- Que has fracasado. Porque no lo has hecho.

- ¿Ah no? – Se jacto - Casi consigo que te maten y todo para conseguir mi cabeza.

- Pero no has fracasado.

- ¿Por qué no? No entiendo Joce, no entiendo a que te refieres.

- Cuando me fui de El Círculo, encontré a un hombre que me hizo feliz. – Me envalentoné, ya era hora de dejarnos de medias tintas. – Porque descubrí que el único que conseguía hacerme feliz, eras tú Valentine. Estar fuera de El Círculo ha hecho que me de cuenta de que ya no puedo vivir sin él y de que sí… Hay cabrones esparcidos por el mundo que necesitan que haya personas cualificadas para encargarse de ellos. Y ¿Sabes? Tú eres el único hombre que me hace sentir viva y al único que quiero en mi vida.

Lo vi… Él se quedo de pie en frente mía mirándome, nunca le había visto mas serio en mi vida… Y pasaron los segundos… Y continuó así… No se movía, no decía nada… Yo me acababa de declarar y él se había quedado bloqueado… Imagino que estaría pensando en qué palabras emplear para darme aires, para decirme que lo sentía pero que solo me veía como a una amiga… En fin, hacer el ridículo de esta manera no debería estar permitido en ningún lugar.

- Tomate tu tiempo ¿eh?… No esperaba que corrieras a mis brazos pero al menos podrías intentar esforzarte por no hacerme sentir tan jodidamente incomoda además de imbécil. – Y siguió callado… Definitivamente la había cagado hasta el fondo. Mire hacia la pared mordiéndome las uñas, en esos momentos no había cosa que desease mas que el hecho de que la Tierra me tragase.

- Per… don… Pero es que… ¡Vaya! Siempre pensé que me detestabas, aparte de que bueno, en caso de que no… ¡Joder! Parezco idiota hablando… Y me estoy comportando justamente como mas odio, como un débil. Joce… Tú eres la única que consigue crear este efecto en mi, me haces vulnerable. Y desde que supe que en Los Ángeles podría no haberte vuelto a ver en la vida, me supero y también me hizo darme cuenta de cosas que antes no había percibido. O si había percibido pero no daba importancia. – Estaba expectante, quería que continuase, esto empezaba a pintar bien, realmente bien. Venga… Dilo, ¡dilo! – No podemos estar juntos. - ¡¿QUÉ?! – Escúchame… No es porque no lo desee… Sino porque hasta que no limpiemos la Tierra de esos monstruos yo jamás podré estar tranquilo, no descansaré hasta que eso ocurra… Y verás, si estuviésemos juntos entenderás que sería una distracción, tanto para mi como para ti. Por mi culpa… Por culpa de mi distracción, de mi debilidad, Amelia murió ese día. Yo nunca tendría que haber salido corriendo a buscarte, tendría que haberme quedado al lado de Lucian… Murió Amelia… Pero si Hodge no hubiese luchado junto con Lucian en mi lugar… Ahora tú y yo estaríamos celebrando el entierro de nuestro mejor amigo. ¿Es así como debe de comportarse un líder? No, les falle a ellos, y me falle a mi mismo.

Me quede literalmente blanca… ¿Cómo podía haberme hecho ilusiones de esa manera tan tonta?

- Vale… Y lo has conseguido… Ahora acabas de fallarme a mí. ¿Ya estás contento? Ahora has fallado a todo el mundo. – Dije firmemente… Sonó con bastante mas crueldad de la que había intentado transmitir pero ahora mismo me sentía como si me hubiesen arrancado el corazón. Quería desvanecerme.

- Joce… No digas eso, por favor… - Me intentó abrazar pero yo me giré reprimiendo lo que ya eran lágrimas cayéndome por las mejillas. Pero… ¿Qué coño hacía? Muéstrate fuerte, eres Jocelyn Fairchild no cualquier zorrilla de tres al cuarto. Me giré de pronto y me acerqué a Valentine.

- Vale, está bien. Bésame. – Dije en un arranque de renovada fuerza poniendo los brazos en jarra.

- ¿Qué qué? Joce… ¿Acaso no acabas de escuchar lo que te he dicho?

- Sí, claro que lo he escuchado, no soy estúpida. Pero si eres tan hombre de exterminar a todo aquel que se te cruza en tu camino… ¿No lo eres para besarme y decirme después que no podemos estar juntos? – ¿Qué veían mis ojos? ¿Valentine Morgensten ruborizarse? Esto si que era bueno… No pude evitar sonreír con superioridad. Y esto definitivamente no le sentó bien, así que asumió el reto.

Me acorraló contra la pared del pasillo con sus musculosos brazos y tímidamente fue acercando su cabeza a la mía, sin apartar la mirada de mis ojos. Y de pronto acerco sus labios para besarme, pero ágilmente los apartó para ver mi cara. Sonrió, le gustaba tener el control, yo hacia tiempo que lo había perdido. Lo único que sabía es que no me podía morir sin que volviese a besarme por última vez en la vida. Tome yo la iniciativa y le bese, al principio fue un beso tímido… Como pidiendo permiso, pero a medida que avanzaba cada vez se tornaba mas salvaje, tanto que le agarré del pelo con una mano mientras él con una de las suyas agarraba la otra que me quedaba libre aprisionándome mas contra la pared.

Sino parábamos no me quedaban dudas de que moriría abrasada… ¿Cómo podía haber pasado 17 años de mi vida sin tener esta sensación? Por que no… Lo que tuve con Michael… Seven o como quiera que se llamase no se asemejó en nada a este arranque de pasión, me abrasaba la piel, me quemaba la ropa. Si ahora me decía que no podíamos estar juntos me moriría… Pero decidí que este era el momento de parar antes de que luego no fuese capaz de controlarme. Le aparté un poco y aun entre jadeos me dispuse a hablar mientras contemplaba su cara de autentica incertidumbre.

- Dímelo… - Continuaba jadeando… No podía evitarlo.

- Jocelyn… - El deseo le brillaba en los ojos, y aun tenía la voz ronca cuando dijo esto. – Si no vas a querer seguir hasta el final en esto, será mejor que seas tú la que me lo diga, no estoy dispuesto a participar en tus jueguecitos. Tú me has pedido un beso y tú eres la que ha marcado la intensidad en él… - Se refería al sexo, a que sino, al fin y al cabo era un hombre.

- Yo te quiero a ti… No me vale con una estúpida noche de sexo, si tras esta noche vas a seguir con la firme idea de que no podemos estar juntos aquí se terminará todo y yo me iré a mi casa a dormir. – Estaba haciéndole chantaje, sí, pero algo tenía claro, no me iba a entregar a él como el resto de chicas que calentaban su cama y luego me iba a tratar como si solo fuésemos amigos.
- Jocelyn… - Me empezó a desnudar con la mirada, esas cosas se saben. Y me comenzó a besar ahora de una manera mas dulce, mas sosegada… Me cogió con ambas manos la cara y me beso la frente. – Cielo… Será mejor que te vayas a tu casa.

Me quedé literalmente lívida… Me había ofrecido sexualmente… Y él me había rechazado mandándome a mi casa… Si no hubiese estado tan destrozada por dentro le habría montado la mayor bronca de su vida, pero estaba cansada, demasiado cansada para seguir luchando y mientras yo me quedaba ahí, él comenzó a andar hacia su dormitorio sin mirar atrás. Pero oí unos pasos subiendo a toda prisa por las escaleras… ¿Quién sería a estas horas? Valentine se giro de inmediato con el puñal en mano.
Bah, era Lucian y yo estaba lo suficiente desanimada como para que me empezase a dar la brasa con lo de que se alegra de verme bien y todo eso… Pero lo raro es que ni me miro, estaba mas serio de lo que yo le hubiese recordado jamás y solamente miraba a Valentine. Este bajo el puñal y le preguntó secamente qué que demonios pasaba.

- Valentine… - Empezó a decir Lucian. – No hay manera fácil de decir esto… Pero el periodo de tiempo que estuvimos en Los Ángeles… Los licántropos de los que te hablé… Se descontrolaron, se adentraron a los canales de Alacante y mataron… - Lucian agacho la cabeza, eso no era buena señal, desde luego no era indicio de buenas noticias. – Mataron a tu padre. – Y todo se volvió confuso… Lucian siguió plantado de pie mirando al suelo… Yo quise ir a animar a Valentine pero no me atreví… Y él… Él se fue a su cuarto ahogando las lágrimas en la almohada.

Volver arriba Ir abajo
Rag
Nefilim



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 05, 2010 1:03 pm

Estoy deseando leer el capi 12!!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Laura Fray
Hada



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 05, 2010 3:11 pm

Yo tambien!! Eres genial escribiendo sigue asiii!!
Volver arriba Ir abajo
laura_fray
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 05, 2010 7:40 pm

Como molaa!!!
sigue escribiendo!!
(siento si en comentario d ayer t disgustó) Shocked
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Miér Oct 06, 2010 12:16 am

laura_fray escribió:
Como molaa!!!
sigue escribiendo!!
(siento si en comentario d ayer t disgustó) Shocked

Nooooooo, que va hahahaha, tranquila, no me disgusto, de hecho me encantan las críticas (siempre y cuando se note que no se hacen para dañar claro XD).

Pero vamos, sí, es cierto, Jocelyn no es la mujer fuerte y valiente que sale en los libros...

Pero bueno, en base a la construcción que están siguiendo los personajes... Empecé a escribir esto cuando Joce tenía 14 años... Ahora tiene 17... Y bueno... Pese a haber madurado de manera asombrosa desde que empecé a escribir hasta ahora... No puede mostrarse como la mujer que nos muestran en los libros... Porque ella aun no ha empezado a mantener su relación con Valentine... Ella aun no ha sufrido la cólera de este ni sabe lo que es capaz de hacer y además no ha vivido ni la mitad de lo que ha vivido cuando nos narran la historia.

Es que simplemente no puedo hacerla de otra manera. Puedo hacerla mas ¿dura? Sí... Pero por lo que nos cuenta Cassie de su infancia ¿qué sabemos de Joce en su juventud?

Pues que en un principio odia a Valentine por el hecho de que sea tan adorado por todos, en especial por Lucian. Que se une al Círculo para estar con Lucian, su mejor amigo... Y que cuando conoce a Valentine en el círculo a los 17 años se obsesiona con él, se "enamora" ya que le encanta sentirse especial gracias a como él la trata.

Así que no puedo hacerla una tía dura que pase de él... Y sinceramente, me gusta mas como he introducido yo la relación entre estos dos que como lo hizo Cassie en la historia que escribió de Joce y Valentine XD.

Pero agradezco tú opinión. Y para nada me molesta, en serio Smile

Gracias por comentar a todas.
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Miér Oct 06, 2010 12:54 pm

Bueno... Últimamente estoy motivada XD XD XD Así que como ayer escribí el 13 hoy os cuelgo el 12 XD.

12. Reinserción.

Una semana había pasado desde el momento en que me declarase a Valentine para quedar en completo ridículo… Y una semana hacía que este no salía de su cuarto ni para comer.

Y en el fondo lo que mas me jodía de lo de la muerte de su padre… Es que ni siquiera podía odiarle después de eso. Si le odiase todo sería mas fácil… Pero en lugar de odio los únicos sentimientos que le achacaba a él eran el de la pena y la preocupación… Aunque aun tenía el suficiente orgullo propio como para no preguntar demasiado por él a Lucian y a los demas… Y como para no intentar hablar con él para hacerle entrar en razón y que se metiese en el cuerpo algo sólido y tirase el whisky y el coñac que llevaba toda la semana bebiendo.

- Ey… ¿Cómo lo llevas? – Pregunté a Lucian a tiempo que entraba en la cocina de la casa solariega de Valentine ya que estaba apoyado en el mostrador con la habitual cara consternada de esta última semana y me apoye en el fregadero de manera que me quedase justamente enfrente de él.

- Hola… Joce. ¿Qué haces aquí? Deberías estar con El Círculo… Eres la mas indicada para liderarlo provisionalmente… Y yo concrete que me quedaría vigilando a Valentine… Y no quiero que cuando Valentine vuelva piense que no hemos sabido cuidar de El Círculo en una sola semana sin él.

- Pero… ¿Has visto la cara de seta que me traes? ¿Cuánto llevas sin dormir Lucian? A mi no me engañas… Tienes peor cara que la época en la que estuviste con la gastroenteritis esa que te duro dos semanas y no podías llevarte pieza a la boca porque te ibas a de bareta cada dos por tres… - Sí… No era la mejor conversación, pero intentaba actuar con normalidad para ver si así Lucian reaccionaba de una vez por todas.

- Vaya… Joce… Gracias por entrar en detalles sobre anécdotas vergonzosas de mi adolescencia… No olvides incluirla en tu lista de éxitos el día que me eche una novia.

- Oh, ¿acaso dudabas que se me olvidaría mencionar eso y la vez en la que en lugar de pintarte una runa de levitación hiciste la de crecimiento hormonal? - Al menos conseguí que estallase en risas, mientras yo me unía a la suya.

Y así pasamos largo rato. Era agradable haber recuperado a mi amigo… Por lo menos el hecho de que Valentine estuviese convaleciente en su cuarto y encerrado cual emo marginal era un punto en mi favor para reanimar mi relación con Lucian… Y hasta hoy no me había percatado de lo mucho que le echaba de menos… Era la única persona con la que podía ser yo misma sin preocuparme el que pensarán los demás.

Estuvimos sentados en el sofá del comedor recreándonos en aventuras del pasado hasta que a Lucian se me le empezaron a cerrar los ojos mientras veíamos una película de Woody Allen… (¡Dios, como odio sus películas!) La verdad es que Lucian era bastante mono, sino resultase tan torpe, tímido o empadrado con Valentine, seguramente muchas chicas le encontrasen atractivo. Me tome la desfachatez de apartarle un mechón de pelo de la frente mientras me maravillaba por la inocencia que le producía el sueño profundo de sus marcadas ojeras.

- Lucian – Susurré en su oído mientras se hacía el remolón. – Lucian, despierta.

- ¿Qué… Qué pasa? – Preguntó rascándose los ojos. - ¿Qué tal está Valentine? – Me resultaba asombrosa su lealtad incluso aun a riesgo de quedarse sin una sola neurona debido a la falta de sueño de todos estos días.

- ¿A Valentine? Nada. Pero tú… ¿Te has parado un solo segundo a mirarte en un espejo? Necesitas dormir Lucian. Así que no pienso recular en esto. Te vas a ir a casa, te vas a meter en la cama y hasta que tu cuerpo no recupere todas las fuerzas que ha perdido estos días yo me quedaré aquí velando por Valentine.

- No, Joce. Eso es deber mío. Tú eres más útil que yo en El Círculo y yo soy más útil aquí que el resto.

- Ahí te equivocas Lucian. Tú ahora mismo no eres útil en ningún sitio. Pareces un zombie, y no exagero. Así que esto es lo que va a pasar. Te vas a ir a casa, vas a dormir, yo me voy a quedar con Valentine, y Hodge se encargará de El Círculo mientras tú reposas. Y cuando estés recuperado, veremos como asignamos el reparto de tareas…

- No… Joce.

- ¡BASTA! Das pena. Y de verdad… No creo que sea útil para Valentine que su “asesor” de imagen resulte aun más penoso que él a simple vista. ¿Crees que ayudas a Valentine con ese aspecto? ¿Con esa mirada de fracasado? Te equivocas. – Sí, me he pasado 18 mil pueblos… Pero sabía que haciendo creer a Lucian que no era útil para Valentine esa sería la única resolución para hacerle entrar en razón.
Como era de esperar, Lucian se quedo con cara de póquer mientras acto seguido reflejaba una cólera demasiado encriptada para describir con palabras y se iba aireado.
Odiaba tener que ser cruel con las personas… Pero muchas veces esa era la única manera de resultar eficaz.
Aunque en el fondo me jodía demasiado tener que cuidar de Valentine… Pero si había determinado esta opción no era por él claro… Sino por Lucian. ¡Mierda! Odiaba sentirme insegura… Y esta era una de esas ocasiones en las que no sabía realmente el motivo por el que estaba actuando. ¿Sería por un motivo lucrativo como el de ayudar a Luke… O sería simplemente incentivado por un falso pretexto para estar con Valentine?
En fin, fuese por lo que fuese… Había bastante trabajo acumulado… La casa estaba hecha un desastre, por no mencionar la cocina en especial… Y empezar por ahí… Era una ocasión idónea para esquivar de entrada la futura visita (obligada, claro está) al cuarto de Valentine.

Aunque hubiese mucho trabajo… Me resulto asombroso lo rápido que lo finiquite todo hasta el punto de dejar el suelo y las encimeras relucientes. Ahí llegaba la hora… Tenía que hacerle la comida a Valentine y forzarle a comer… Y si algo tenía claro es que mis métodos seguramente serían mucho mas eficaces que los utilizados hasta ahora por Lucian…

Con una fingida energía abrí la puerta del estudio de Valentine con una bandeja en las manos llena de huevos fritos, patatas revueltas y salchichas, el desayuno de los campeones lo llaman.

- ¿Cómo estamos hoy? – Añadí dejando la bandeja en una mesa mientras hacía verdaderos esfuerzos por no vomitar debido al olor a humanidad y del alcohol en el ambiente… Y vaya… Acababa de pisar un vomito… Wonderful. Mas presta de lo que quería parecer fui a abrir la ventana de golpe mientras subía la persiana hasta arriba… Seguramente llevaba una semana viviendo en la onda oscuridad. Pero… ¿Dónde demonios estaba? – ¿Valentine…? – Pregunté empezando a asustarme… No es que anteriormente pudiese haberme sentido acojonada por Valentine… Pero en las circunstancias en las que estaba y en la condición en la que vivía en ese cuarto… No podía ni imaginar lo destrozado que estaba físicamente como mental. Di una vuelta sobre mi misma, y decidí salir al balcón, a lo mejor estaba fuera… Lo cual sabía en mi fuero interno que era imposible pues estaba cerrado, pero ciertamente me sentía mas cómoda cuando me daba el aire y el sol en la cara. ¿Se habría fugado? ¡Dios! La sola idea me aterrorizo… Si pasase eso… Lucian jamás me perdonaría, no podía dudarlo, tenía que esforzarme en buscarlo, así que volví a entrar por la puerta del balcón cuando me choqué de golpe con él.

- ¿Valen…tine? – Añadí conmocionada mientras me sobrecogía un miedo irracional… Pero… Pero… Es que lo que vi me asusto mas que cualquier cosa que hubiese visto tiempo atrás. Estaba absolutamente demacrado… Una incipiente barba le cubría todo el rostro… Tenía las facciones chupadas debido a su dieta alimenticia basada en alcohol únicamente… Y el hedor que desprendía emulaba a 100 sobacos sudados como mínimo. Pero no era eso lo que me asustaba, sino su mirada. Estaba vacía… Mirase donde mirase, no había rastro del Valentine que yo había conocido. Ahora comenzaba a entender porque Lucian no quería que nadie mas cuidase de él… Intentaba proteger su liderazgo… Si alguien mas le viese en el estado en el que estaba… Seguramente perdiese todo el respeto y admiración que sintiesen hacia él de golpe y porrazo.

- Que grata visita… - Añadió secamente mientras le daba un largo trago al licor que tenía en el vaso y se daba la vuelta descamisándose para sentarse posteriormente en la cama mientras encendía un cigarro… Uno de los cuales seguramente le habrá suministrado Lucian. – Perdón por el desastre… - Dijo sin sentirlo ni un ápice en absoluto… ¿Qué era lo que percibía? ¿Asco? ¿Odio? ¿Rabia…? No, mucho peor, indiferencia. - ¿Pero es que no te han enseñado a llamar antes de entrar?

- No cuando se trata de personas que están claramente autodestruyéndose de tal manera como tú estás haciendo.

- Vaya… Saltó la virgen de las almas perdidas. – Lo estaba pagando conmigo, sí, no me cabía duda. - ¿O es que acaso has venido aquí para terminar lo que empezaste la semana pasada?

- Valentine… Tú, no eres así. De verás que siento tu perdida… Pero la persona que estoy viendo ahora… No eres tú. Y lo sabes… Tú eres superior a todo esto. Tú eres Valentine Morgensten.
- Bla bla bla BLA. Toma, anda, sírvete una copa, quizás de ese modo dejes de ser tan molesta como de costumbre.

- Beber no te ayudará, ni ser grosero conmigo. Todos están preocupados por ti, Lucian está que se sube por las paredes, y yo si me he quedado aquí ha sido para intentar ayudarte.

- ¿Quieres ayudarme? Pues empieza por hacerme una mamada, y luego si te portas bien puede que te quiera ayudar yo a ti.

Quedarme blanca es poco… Sino lo siguiente. En otras circunstancias habría gritado, le habría abofeteado y le habría soltado alguna frase hiriente para hacerle sentir mal… Pero sabía que en esta ocasión nada de eso resultaría porque estaba totalmente carente de emociones y de respeto por si mismo. Así que… Borracho como estaba y con lo fuerte que le quería atizar… No me resulto difícil dejarle inconsciente dándole en la cabeza con la bandeja de la comida.

A continuación le administré un par de valiums y (sí, ya tendría tiempo de sentirme mal por drogarle) le arrastré hacia el cuarto de baño… Cualquier cosa era mejor que aguantar ese maldito olor, incluso tener que quitarle la ropa mugrienta del cuerpo y verle como Dios le trajo al mundo.
En cualquier otra circunstancia me habría ruborizado ante la idea de tener a Valentine delante de mí desnudo… Pero ahora me daba asco verle. Sorprendida tras contemplar la cantidad de masa muscular que había perdido en una sola semana, le metí en la bañera, en la cual utilice todo tipo de sales de baño y geles aromáticos frotándole bien fuerte con la esponja. Posteriormente le peine… Aunque no me atreví a afeitarle… Eso era cosa de hombres.

Una vez le hube vestido con un pijama le metí en la cama del cuarto de invitados. Sí, ni de COÑA le hubiese encerrado de nuevo en esa pocilga. Y le até… (Sí, ya tendría tiempo de confesarme después) Mientras le introducía una vía por la muñeca y la conectaba a un litro de suero.

Sin perder minuto de tiempo limpié de arriba abajo el cuarto de Valentine y luego triunfante me senté esperando a que el efecto del somnífero perdiese efecto… Vale… También puede que ayudase mientras le daba un par de bofetones y le tiraba un vaso de agua por la cara.

Se despertó sobresaltado y enfurecido cuando se fijo en las cuerdas que le retenían al cabecero recordando también el golpe que le di con la bandeja.

- ¿QUÉ COÑO HACES, PUTA? – Iba a aprender, de eso estaba segura, aprender a respetar a una dama.

- ¿Cómo que puta? – Le pegué un puñetazo en la cara. - ¿Cómo me llamo Valentine?

- Joder, Joce… - Añadió mientras escupía un poco de sangre. - ¿Estás segura de que en lugar de mantenerme con vida no quieres matarme?

- Vamos a ver, Valentine, te he duchado… Te he desnudado… Te he vestido luego y te he metido una vía con suero posteriormente… ¿De verdad piensas que quiero matarte? Créeme cuando te digo que si ese fuese mi verdadero propósito no me tomaría tantas molestias.

- No habrás abusado sexualmente de mi ¿no? – Aun después de todo seguía sonriendo y siendo irónico cuando se lo proponía y me hizo suspirar de alivio todo sea dicho… Oír que a pesar del capullo en el que se había convertido quedaba un atisbo del Valentine al que yo quería me hizo relajarme, tanto que me senté al lado suya en un borde de la cama.

- Valentine… Todos confían en ti. Todos esperan que te recuperes y que les lideres… Y en el fondo tú también lo esperas. Tú eres fuerte, eres valiente… Eres el líder de El Círculo, eres presuntuoso, eres arrogante, eres incluso gracioso a veces… Sí… No sonrías, no todo son halagos… Porque créeme… Cuando quieres también eres podidamente insoportable, pero… Si hay una cosa que no eres es un maldito cobarde. Un débil… Alguien vulnerable que se doblegué a algo tan nimio como el alcohol… O que no tenga lo que hay que tener para afrontar la vida… Para no entregarse tan fácilmente a la muerte, no desde luego sin luchar… Y no desde luego vengando a esos que mataron a tu padre. Todos creemos que tenemos que actuar… Pero nadie lo hará sino vuelves a ser tú mismo.

- Ya no soy la misma persona… Jocelyn. – Sus ojos me hablaron por primera vez… Es cierto, jamás se recuperaría de esto… Pero sé tan bien como él… Que esos cabrones pagaran por ello. Como un acto reflejo le quite las cuerdas que le inmovilizaban.

- Lo sé… Pero sé que te repondrás, sé que ya nunca mas volverás a ser el soñador eterno que eras… Pero sin lugar a dudas superarás la muerte de tu padre aferrándote a la venganza.

- Y no estás a favor de ello… Intuyo. – Ya no me miraba con indiferencia… Su mirada volvía a hacerme sentir especial, indiscutiblemente uno de los mejores dones de Valentine… Era capaz de hacer sentir indispensable a cualquier persona.

- Cierto… No estoy a favor… Pero… La experiencia me dice que es el único modo de restaurar el orden. Los malos solo escarmientan con la sangre. Es duro de asimilar… Pero es la cruda realidad. – Una de las manos de Valentine se poso en mi rostro para alzarlo y que le hiciese frente a la mirada.

- Solo puedo luchar a tu lado. Tú consigues hacer que siempre encuentre el norte. – Con la mano que tenía alzada en mi rostro tiro de mi cabeza hasta el punto de poder besarme, no era romántico, pero era real. Era pura necesidad. Pero no, no lo quería. Hacía una semana él tenía claro lo que quería… ¿Y ahora es justamente lo contrarío? No permitiría que jugase conmigo, así que me aparte suavemente.

- Valentine…

- Jocelyn… No me digas que es orgullo…

- ¡No! No es por orgullo… De verás… Pero… Yo no estoy preparada para asumir todos tus cambios de humor… Yo permaneceré a tu lado, siempre… Y cuando estés seguro de lo que realmente quieres… Házmelo saber.
- ¡Lo estoy…! La muerte de mi padre me ha despertado de mi ensoñamiento. Y ahora sé… Que solamente quiero estar con las personas que realmente quiero. Tú eres la más importante. El pilar de mi salud mental y al mismo tiempo el de mis quebraderos de cabeza mas frecuentes.

- Valentine… Déjalo… Dejemos esta conversación para mas tarde … Necesito que me demuestres muchas cosas… No me valen ya las palabras. Y deberías comer y arreglarte… Quiero que estés presentable cuando la gente te vea en El Círculo… - Añadí al pie de la puerta, esfumándome hacia mi casa, estaba la suficiente cansada para descansar… Y mas teniendo en cuenta que Valentine ya había recobrado el juicio… Por lo que dentro de pocos tendríamos que empezar una caza contra los licántropos y el resto de subterráneos que nos hiciesen frente.
Volver arriba Ir abajo
Laura Fray
Hada



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Miér Oct 06, 2010 10:27 pm

IN-CRE-I-BLE!! Y que bien que estes inspirada!! =)
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Jue Oct 07, 2010 4:15 pm

Creo que este es mi capítulo favorito con diferencia XD XD XD.

13. Sacrificio humano.

Hace frío, o es al menos lo que yo siento desde hace unos cuantos meses. Todo mi cuerpo se estremece ante esta sensación de agobio. Escalofríos recorren mis articulaciones a la vez que los sudores gotean todo mi cuerpo.
Si no tuviese esta ira en el pecho… Seguramente me hubiese clavado un puñal.

- Vaya. Que sorpresa… Pasa. – Intento fingir tranquilidad. Se me da bien mentir. Pero… ¿Para que hacer correr el pánico cuando puedes sembrar el caos con tus palabras?

- Siento no haber llamado a la puerta… Pero tenía que verte, ¿qué estabas haciendo? - Pregunto Lucian. Como si realmente tuviese opción de eludir su curiosidad o su compañía.

- Ah… Tonterías. Ya sabes, marcaba los puntos de encuentro habituales de los clanes más numerosos de los licántropos. Ya sabes… Hago tiempo hasta que el Consejo ponga en pie las medidas oportunas que propuse en el pasado comité de seguridad de la salud Nefilim. – Esos estúpidos no sabían ni hacer la O con un canuto, sería mas sencillo para todos que yo me hiciese con el poder suficiente para mantener a mi gente a salvo.

- Pues… Creo que ya no será necesario que sigas haciendo tiempo… Creí que te habrían informado de ello.

- ¿De qué demonios hablas? ¿Qué ha dicho el consejo?

- … SÍ. ¡¡¡Han aprobado las Salvaguardas!!! – Me felicito Lucian. Seguro que desde el momento en que se entero salió corriendo para contármelo. En ocasiones dudo sobre si su amistad no será una tapadera para encubrir el amor que profesa por mi… Al fin y al cabo desde aquella noche que me beso no para de perseguirme. – Tenemos que celebrarlo… Y por eso… He traído… ¡Esto! – Añadió mientras se sacaba de entre su chaqueta una botella de champagne. Estaba llegando demasiado lejos.

- Espera… Lucian, verás, agradezco el detalle. Eres una persona muy importante para mi… Pero esto… Lo que tú quieres que pase… No sucederá. – Era duro buscar las palabras apropiadas para conseguir que la gente no me viese continuamente como a un capullo. Menos mal que el 99% de las personas que realmente me conocían ya lo tenían bastante asumido.

- No… No sé a que te refieres – Añadió mientras giraba la cabeza de golpe intentando aparentar que restaba hierro al asunto.

- Sí, sí que lo sabes y no tienes por qué avergonzarte de ello… - Le agarré del hombro y le giré la cabeza. Realmente era importante para mi que Lucian estuviese en El Círculo. ¿Qué pasaría si se fuese? ¿Cuánto tiempo duraría en él Jocelyn? Puede que ella me quiera. Pero… Ni siquiera creo que eso fuese suficiente para retenerla si su mejor amigo se marchase. – Sabes que te necesito, sabes que sin ti todo esto no tiene sentido… Y en esta guerra no tiene cabida lo que tú sientas por mi, o lo que yo sienta por cualquier otra persona. – Le abracé y luego le besé en la frente. Lucian tenía muchas virtudes, pero una de ellas no era la seguridad en sí mismo. – Así que… ¿Entiendes por qué no podemos estar juntos verdad? – Sí… Era un manipulador… ¿Pero acaso eso importa si al final mis métodos resultan eficaces?

- Sí… Claro que sí… Solamente puedes pertenecer a El Círculo, de manera que no puedes tener distracciones…

- Así me gusta, Lucian. Veo que lo vas entendiendo… Y ahora necesito intimidad, necesito pensar. – Tercie con una gran sonrisa la cual deduje que tomaría como un “mueve tu culo y sal por la jodida puerta”, pero me equivoqué.

- No puedes tener distracciones… ¿Pero acaso crees que no me fijo en como la miras? ¿En cómo cambias el tono cada vez que te diriges a ella? Sea como sea… Saldría herido de todos modos, pero al menos… No juegues con ella, solo te pido eso. - ¿Cómo alguien puede estar enamorado de mi y preocuparse por la competencia? De la manera que fuese… Consiguió llamar mi atención, era el primer comentario inteligente que oía por su boca desde hacía mucho tiempo.


Desde el punto de vista de Jocelyn.

Ya estamos con la misma demagogia barata. Cada vez que habla durante horas y se pone en modo “Por un mundo mejor, luchemos” y todo el rollo ese acabo desconectando y pensando en las uñas de la nueva, Celine. ¿Cómo demonios se hará esa manicura tan perfecta? Y lo mas importante… ¿De donde saca tiempo? Porque yo llevaré al menos unos tres meses desde que me paré a detenerme en que peinado me quedaba mejor.

La verdad es que estas reuniones donde solamente hablan Valentine y Michael se vuelven ciertamente tediosas. Creo que no se terminan de llevar bien. Valentine es el líder por excelencia y nació para algo así como ser presidente o ministro… Y Michael es un hombre incorrompible, con pensamientos propios, con personalidad… Lo cual desquicia de una manera que roza la sádica diversión al ego de Valentine. Y en días como hoy solo puedo perder mi tiempo en fijarme en las magnificas y cuidadas uñas de Celine y en… El paquete de Michael. Me siento sucia cuando tengo pensamientos impuros… Pero a quien vamos a engañar… Soy prácticamente una adulta, cuya primera relación sexual ha sido totalmente frustrada y cuyo único amor conocido ha sido y es continuamente un drama… Así que llevo mas o menos desde que Valentine se recupero viéndome con Michael y no está nada mal… Simplemente me lo estoy tomando como unas clases particulares sobre sexualidad… Y es sencillo… Tan sencillo que es cómodo. Sin dificultades, sin amores imposibles, sin manipulación por el medio y sobretodo y mas importante… Esta mañana he filtrado la información a Lucian para que se lo cuente a Valentine y así darle en los morros… Y justamente con la persona que menos soporta de El Círculo… Es sencillamente tan brillante que hoy no puedo evitar desear que llegué el momento en que Valentine me pida hablar con él para llorarme como un perrito abandonado.

De hecho, estoy completamente segura de que la discusión que están teniendo hoy Valentine y Michael, pese a tratarse sobre la bajada de presupuestos que nos otorga el Consejo de Idris es un falso pretexto de lo que realmente le importa, yo. Esto mola… Y mucho… Vaya, de pronto he desviado la atención de toda la junta que ahora me mira porque estoy riéndome tristemente sola sin venir a cuento.

- Tal vez… ¿Tú tengas algo que aportar? Ya que como bueno, parece que te estés riendo de nosotros, eso signifique que tienes mejores propuestas por hacer. – Mascullo Valentine. Vaya… Se lo estaba tomando MUCHO mas en serio de lo que creía… FANTÁSTICO.

- Ajam… No… Me parece genial, todo lo que quiera que estéis diciendo… ¿Y a ti? ¿Te parece bien… Todo? – Soy una maestra de los dobles sentidos… Seguro que ahora mismo se está mordiendo la lengua por no decirme algo y por no levantarse a pegar a Michael.

- Pues… Creo que sí… O al menos… Por eso estamos debatiendo Michael y yo… Para llegar a acuerdos entre todos y para que todo nos parezca bien. – Dijo totalmente bloqueado… Madre mía… Estaba actuando genial, no me puedo creer que ni siquiera se le note un ápice todos los sentimientos de ira y celos que estará experimentando… Como odio que sea tan… Tan… Comedido.

- Encanto. Te veo muy… Despistada. Así que… Vete a la cocina y de paso tráeme algo de beber – Dijo tras que me guiñase un ojo el cerdo de Blackwell.

Esto es lo que faltaba… Hasta Blackwell había conseguido humillarme en la junta. Me fui antes de seguir haciendo el ridículo más y más. Estaba claro que Valentine era frío como el témpano y que jamás asumiría una derrota en presencia de otras personas.

Desde que tuviese esa charla con Valentine en la que le hiciese recapacitar y volviese a llevar su vida por buen cauce… (Si es que “Valentine” y “Buen cauce” podían incluirse en la misma frase) Se habían unido mas personas a El Círculo. En primer lugar, la de las uñas perfectas, la chica con mejor gusto por la moda que haya conocido y con el mejor pelo que haya visto en mi vida, Celine… Está claro que si Valentine la escogió no sería por sus cualidades como guerrera… Lo cual, lejos de importarme me da igual.
Luego entraron Malachi y Rogart, no es que haya hablado con ellos, ni tampoco que me caigan bien, simplemente son buenos con runas y… Yo simplemente les acepto, como a casi la mayoría de El Círculo.
También los hermanos Penhallow. Me caían bien, siempre estaban juntos, eran reservados pero se veía que eran buenas personas.
Y por último… Michael Wayland, aunque esto último no era difícil de imaginar.

¿Cómo surgió todo? Bueno, no es gran cosa. El se convirtió de la noche a la mañana en el principal estorbo de Valentine. Y yo, estando lo suficientemente enfadada como para querer olvidarme de él, un día me emborrache y me presenté en la habitación de Michael sin mas ni menos. Y digamos que eso es todo a nivel general. Una cosa llevo a la otra… Y bueno, al principio fue de manera eventual… Pero con el tiempo se convirtió en algo mas formal.

No sé, no es que quiera estar con él, prueba de ello es que no tengo ninguna intención en que el resto de personas se enteren, con la salvedad de Valentine, pero… Ahora tengo lo que se llama… Apetito sexual… Y él, digamos que es lo suficiente bueno como para no ser reemplazable y es la persona mas distinta a Valentine que yo conozca hasta la fecha.


Desde el punto de vista de Valentine.

No es que me importe… Pero… O todas las mujeres están mal… O es que solo se debe de tratar de Jocelyn. ¿Qué bicho le ha picado en la junta?
Es raro porque estaba hablando con ese tono tan común suyo. Como cuando intenta hablar con dobles sentidos, que por cierto, se le dan fatal. Pero eso es ahora lo de menos…

Estoy sentado oyendo al gilipollas de Michael Wayland y no le estoy escuchando. Me gustaría echarle de El Círculo, dejarle en ridículo luchando o simplemente humillarle por el placer de demostrar mi superioridad ante él… Pero si hiciese eso, justamente lo que lograría sería rebajarme a un nivel el cual no estoy dispuesto ceder. La gente confía en mi… Tengo que mostrarme seguro aunque no puedo negar que me gustaría pegarle una paliza a este capullo. No soporto a los tíos que van de progres con sacudidas de moralidad por cada chorrada que sucede… Y lo peor de todo. No soporto a las personas que no terminan haciendo lo que deseo que hagan.

Y mientras aquí, perdiendo el tiempo cuando bien podríamos ir directamente a por esos malditos chuchos que mataron a mi padre. Me duele la cabeza, no puedo soportar esta idea.

- ¡Basta! – Soné demasiado brusco, así que relaje el tono – Wayland… Es suficiente por hoy, llevamos tres horas debatiendo este asunto y no creo que podamos solventarlo hoy, así que… Se levanta la sesión, mañana retomaremos los temas que han quedado pendientes.

Lo único que quería era largarme de ahí, respirar un poco de aire fresco para variar. Era curioso… Desde que “volví” de mi trance todo se me hacia amargo, complicado, ajeno. Todo salvo la venganza. Era el único alivio que me quedaba. Lo único que me obligaba a seguir levantándome cada mañana.

Lo peor es que estaba con las manos atadas, hasta que el Consejo no reculase… No me darían permiso para iniciar el exterminio de esas bestias… Había conseguido que instalasen Salvaguardas en Idris… Pero no era suficiente, claramente no lo era. Tenía que instaurar el caos y si había algo que se me diese bien, era exactamente eso.

Una idea comenzó a forjarse en mi mente… Cuando algo de estas dimensiones me sobresaltaba simplemente no hay vuelta a atrás.


Desde el punto de vista de Lucian.

Me odio. No hay ninguna otra conclusión después de tanto tiempo meditando sobre la misma idea una y otra vez. ¿Está bien que desee a Valentine? Sé que es despreciable, sé que el solo quiere mi amistad por encima de todo pero desde el momento en que le conocí, lo supe. El es la persona más especial que he conocido jamás. No es que ya no quiera a Jocelyn… Por supuesto, la quiero y siempre la querré… Pero ella jamás estará hecha para mi…

En cambio, Valentine, me comprende, me ha dado un brazo amigo siempre que lo he necesitado… Me valora y cuando sabe que hago algo mal en lugar de reprenderme, me sonríe para mostrarme su apoyo. Él me ayudo cuando mas lo necesitaba y no hay nada que odie más que el hecho de que yo no pudiese hacer lo propio tras la muerte de su padre… Jocelyn. Siempre se trata de ella.

Me odio por traicionarla… Pero lo hago menos de lo que lo haría si renunciase a él. No es como si no tuviese ni una sola posibilidad… Al fin y al cabo él correspondió ese beso. Pero todo esto no me exime de sentirme mal por mi amiga. Esta mañana me hablo sobre el hecho de que mantuviese relaciones sexuales con Michael recalcando de manera exacta el hecho de que quería que Valentine se enterase. En cuanto me lo contó… Me vi corriendo como un desesperado para contárselo todo…
En un comienzo pensé que sería buena idea, así él conseguiría dar por caso perdido a Jocelyn y retomaría su vida… Y posiblemente conmigo ¿quién sabe? Pero le conozco, le conozco lo suficiente para saber que jamás descansaría hasta tener las cosas bajo su control y no podía permitir que después de todo ambos volviesen a estar juntos.

Camino cabizbajo por los jardines de la casa solariega. Siempre que terminamos una junta me gusta aislarme del barullo, andar solo un rato, pensar en lo mucho que ha cambiado mi vida desde que conocí a Valentine. De ser un pobre fracasado sin ninguna aspiración ni posibilidades con la chica de mis sueños, a alguien valioso para una corporación de Nefilims combatientes, sin casi ninguna posibilidad con el chico de mis sueños. Bueno… Al menos vamos mejorando.


Desde el punto de vista de Valentine.

- Todo el mundo quiere tenerte cerca, ya sabes. Eres el joven más influyente de todo Idris en la actualidad, ¿entiendes lo que eso significa? El Consejo no podrá negarse a todas tus peticiones. – Me había dicho hacia un mes el representante de El Círculo… Simplemente le contrate para que se hiciese cargo de las cuestiones con el Consejo… Y no me había demostrado ninguna otra cosa que no fuese incompetencia.

Y ahí estaba yo ahora, haciendo verdaderos esfuerzos para no abalanzarme ante los ineptos que componían el Consejo y que habían rechazado reusar la fuerza contra los licántropos… Para esos imbéciles burócratas bastaba con las Salvaguardas… Claro, sentirse defendidos dentro de los Canales sin salir de sus casas y prefiriendo mearse en los pantalones en lugar de tomar cartas ante un asunto tan importante como este. La seguridad de nuestra gente.

Por supuesto, me importaban esas personas, que no se volviese a cometer un suceso como el que le paso a mi padre era de gran importancia… Pero lo primero era el respeto. Teníamos que hacernos respetar por los subterráneos. Enseñarles que si hacen algo que está mal tomaremos represalias. ¿Y que habíamos demostrado? Que ante crímenes así saldrían indemnes, sin castigo, sin sentencia. Que si volviesen a hacerlo nos sentaríamos en sillas para debatir durante meses si entrar en acción o no, y mientras tanto ellos podrían destruirnos sin mayor esfuerzo.

¿Eso es lo que querían que pasase? NO, no lo permitiría… Decisiones extremas conllevan sacrificios extremos.

Fui a hablar con Rogart, sabía que él me entendería ya que perdió a su hijo en una misión contra un clan de vampiros y el Consejo se quedo sentado de manos cruzadas sin actuar al respecto. Era un hombre destrozado, no le quedaba nada, se lo habían arrebatado todo y solo ingreso en El Círculo para calmar su ansia de sangre, además… El viejo tendría ya unos 80 y tantos años.

- Rogart… Supongo que te habrás enterado sobre el grave error que están cometiendo los del Comité de seguridad Nefilim – Agache la cabeza en actitud de derrotismo en post de encontrar su propia empatía. Tenía el don de saber como funcionaban los cerebros del resto de personas.

- Sí, Valentine, no logró entender como esos incompetentes están al cargo de la legislatura de nuestra raza. Si tan solo uno de ellos hubiese perdido a un padre o a un hijo… El veredicto habría sido distinto. No me uní aquí para sentarme de brazos cruzados mientras esos monstruos andan suelto haciendo Dios sabe qué. – Bien, le había conseguido conmocionar, estaba apunto de llorar, un poco mas de teatralidad y sería mío.

- Cuanta razón tienes buen amigo, pero esos ineptos no rectificaran hasta que las bestias se cobren otra víctima. Así que mucho me temo… Que ambos tendremos que sentarnos y convertirnos en espectadores de semejantes salvajes monstruosidades… Si tan solo hubiese una víctima mas… Pero claro, ahora con las Salvaguardas tomaran mayores medidas de seguridad y ¿quién sabe cuanto tarden en volver a actuar en Idris?

- ¿Y si… Les atrajésemos hacia nosotros? – Genial. Le estaba haciendo ir exactamente por el camino que deseaba. Si yo se lo propusiese me tomaría por un psicópata, pero si consigo que piense que la idea es suya… Todo saldrá como es debido.

- Eso no resultaría, ellos no acudirían, están demasiado alertas tras toda la seguridad que han instalado. Si hubiese algo que pudiese emular a los ataques de un licántropo... Pero supongo que eso es imposible. – Ando 4 pasos dirigiéndome hacia la puerta sabiendo lo que me responderá a continuación.

- ESPERA. Lo hay. Una runa, hay una runa que convierte al Nefilim en el animal que desee y ese podría ser el de un lobo. – Me giro mirándole como si fuese un genio para posteriormente mostrar mi frustración… (Comienzo a replantearme la opción de probar suerte en Hollywood)

- Vaya… Eso… Sería… Perfecto, pero claro… ¿Se te ocurre alguna víctima? Desde luego no creo que nadie de El Círculo se mostrase voluntario para morir por la causa aunque pasase el resto de su vida siendo considerado un héroe. ¿Quién quiere el éxito post-mortem? Eso está pasado de rosca. – Me hago el inocente.
- Pero… Bueno, con un ataque sería suficiente, sin necesidad de tener que “morir por la causa” ¿no?

- Por favor, Rogart… ¿De verdad eres tan ingenuo para pensar que por unos “rasguños” de nada el Consejo se arriesgará a abrir una guerra contra subterráneos cuando ya has visto lo que hicieron tras la muerte de mi padre o… De tu querido hijo? Prefirieron lavarse las manos mientras ellos… Desde el cielo claman venganza. Tu hijo… Que tenía toda la vida por delante… Que podría haberte dado hermosos nietos con los que jugar en el porche de tu casa… Fue asesinado sin piedad por unas bestias sin corazón. Y no habrá nadie a salvo, ni un solo hijo y ninguna sola mujer el día en que las bestias tomen el control de Idris… Y nosotros podríamos haber cambiado ese futuro, si hubiésemos conseguido que el Consejo nos diese margen para la guerra. Pero ahora… Bueno, supongo que tendremos que cargar con ese pesar en el infierno. – El drama inunda la escena… Y corten, abro la puerta para marcharme dejando una interpretación dramática digna de cualquier obra de Shakespeare.

- Alto… Valentine… Yo he vivido mucho… Y llevo años odiando al Consejo y a mi por no poder hacer nada por mi hijo… Ahora se me presenta la oportunidad y ya estoy viejo para rechazar mi única forma de redimirme. Así que me inyectaras una dosis de gen licántropo, sé que los guardas en el laboratorio privado que tienes, iremos al bosque, te pondré la runa de conversión de animal… Y cuando seas un lobo me matarás. – Perfecto… Y de verás cree que es idea suya.

Lo único que me apetecer hacer es quedarme en la mas onda oscuridad… Echar la llave y tirarla al río. Está hecho. Acabo de matar a un hombre honesto, por propia voluntad incentivado por mi poder de sugestión. Se suponía que tenía que sentirme como un héroe… Lejos de eso me siento como un asesino… Como lo que acabo de ser hará mas de tres horas mientras desgarraba su cuello con mis propios dientes. Me ha costado varios minutos quitarme el sabor a sangre de la boca. Por supuesto, no me la he tragado. Esa ha sido la única diferencia entre yo y esos monstruos. Necesito estar solo y al mismo tiempo a alguien que me idolatre de tal manera que me haga sentir inmejorablemente perfecto. En ocasiones como estas echo de menos a Lucian. Hablando del rey de Roma…

- ¡Valentine! – Sin duda la urgencia de su voz delataba lo que yo ya sabía con certeza. – Un licántropo ha matado a sangre fría a Rogart. Encontraron su cuerpo hace una hora. Y el Comité de seguridad Nefilim se volvió a reunir. Este nuevo incidente ha cambiado la percepción anterior sobre la guerra contra subterráneos, y además, ha disparado la crisis entre los habitantes de Alacante. El Consejo e Idris entera claman venganza y muerte hacia las criaturas que deliberadamente han arrebatado dos vidas en menos de cuatro meses y quieren que tú lleves a cabo la caza.

Todo lo que me estaba diciendo era lo que llevaba anhelando oír desde hacia meses… Pero ahora… Nada tenía demasiado sentido, Rogart… Al final se convirtió en el héroe que deseaba ser y la gente nunca lo sabrá… Sin embargo… Yo me llevaré la gloria y no soy nada mas ni nada menos que el villano de esta escena.

- Valentine… ¿Me estás escuchando? Por fin podrás vengar la muerte de tu padre.

Fue lo único que me hizo falta por oír… Todo volvió a cobrar sentido. Los remordimientos se desvanecieron dejando paso a un torrente de sangre enfurecida que solo deseaba crear el idílico mundo con el que Rogart soñaba.

Volver arriba Ir abajo
laura_fray
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 12, 2010 7:35 pm

Jooo!!Hace un milenio ke no me paso y ,ves , se me acumula todo ...xD
gracias x no tomarte lo mal , k staba muu preokupada
y tnes razon ,cassi no nos a dado mucha información sobre la adolescencia de joyce asike...
P.D:eSTOI HISTERICA POR LEER LOS CAPIS 12 Y 13 K AS CLOGAU , me acabo de enterar ahora

BESOS A TODAAAAAAAASSSS!!!!!!!! Very Happy Smile Very Happy Exclamation Exclamation
Volver arriba Ir abajo
laury_wayland
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Mar Oct 19, 2010 6:54 pm

Ia puedes sguir sino kreo k m morire d la intriga XD
Nueva lectora Wink
Volver arriba Ir abajo
Isabella Herodale M
Mundano



MensajeTema: Re: la historia de Jocelyn   Sáb Oct 23, 2010 3:06 pm

Vaya!!! es perfecto!!! he estado toda la tarde leyendome todas las partes y me parece perfecto!!! Very Happy
Yo que tu lo pasaría a inglés y se lo enviaría a Cassandra Clare, porque es bueniiiisiiimoo!!! Wink
Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Dom Oct 24, 2010 7:00 pm

Muchas gracias chicas... Pero como yo me tenga que poner a traducir a inglés... Igual me deportan de la Tierra XD XD XD.

Venga, aquí la continuación, espero que os guste.

14. Caza carnal.

Me metí en la ducha. La mezcla de sudor, barro y sangre me daba demasiados escalofríos. Lo suficiente como para tirarme mas de una hora bajo el agua sin lograr en ningún momento quitarme la sensación de suciedad que me invadía.

Desde que el Consejo de Alacante aprobase el exterminio de todo subterráneo que pudiese suponer un obstáculo para la convivencia entre las distintas razas esto era un absoluto caos. Tenía la cabeza embotada, mis articulaciones estaban rígidas como una piedra y mis músculos proclamaban a gritos unas vacaciones. Valentine se estaba pasando más de la cuenta. Cierto es que después de la muerte de su padre es normal que se lo tome mas en serio, pero lo que me pilló totalmente desprevenida a mi y a todos, me atrevo a decir, es el impacto que supuso para él el asesinato de Rogart.
Jamás hubiese dicho que estuviesen tan unidos como para que él estuviese actuando de este modo y en parte, el compromiso con el que estaba afrontando toda esta situación tras la muerte de nuestro compañero… Es digna de contemplar y de admiración.

Salgo de la ducha, el vaho y la humedad manchan el ambiente y entorpecen mi visión. Me enrollo una toalla al cuarpo y me empiezo a cepillarme el pelo mojado mientras me sumo en mis pensamientos. Alguien llama a la puerta.

- ¿Sí? – Preguntó antes de abrir ya que sigo en toalla.

- Soy yo – Antes de abrir ya sé quien es, Michael.

- Hola… ¿Qué quieres? – Respondo secamente, la verdad es que hoy no me apetece verle… Ni en los días sucesivos, esto me está superando física y mentalmente y no necesito otra distracción en mi vida.

- Creo que esa pregunta tiene una respuesta evidente. – Sonrie echandome un vistazo de arriba abajo.

- Michael… Ahora no, no estoy de humor, será mejor que te marches. – Me siento desprotegida ahora con esa toalla, debí haberme puesto unos pantalones al menos. Y esperando que me comprenda le sonrio y le cierro la puerta, aunque él a tiempo de que le despida bloquea el cierre con la pierna.

- Jocelyn… ¿A qué coño viene esto? Llevas una semana esquivandome. Casi ni me dirijes la palabra. ¿Y ahora pretendes que me vaya sin que me des tan solo una explicación? – Me mira tan seriamente que soy incapaz de mantener la mirada. Asi que le dejo pasar, ya es hora de que aclare todo.

- Michael… Sientate, por favor. – No me hizo caso. En parte era entendible su confusión.

- Abrevía. No hace falta que adornes la realidad.

- Está bien. No te quiero. – Me ardían las mejillas, tenía un nudo en el estomago y ganas de vomitar… Ahora sabía lo que se sentía al iniciar una ruptura.

- ¿Crees acaso que no lo sabía desde el principio? No insultes mi inteligencia.

- Y entonces… ¿Qué hacías conmigo?

- A ver… Jocelyn, tú eres una mujer, y yo un hombre. ¿Qué hay que explicar?

- No puedo seguir haciendo esto, eso hay que explicar. – Respondí fríamente.

- ¿Y puedo saber qué es lo que ha cambiado desde que empezamos lo nuestro hasta este momento? – Estaba colérico… No podía entender que Michael fuese capaz de mostrarse tan… Agresivo.

- Yo, yo he cambiado. Ya no quiero esto, otras cosas son más importantes que tú o que yo y prefiero invertir mi tiempo en evitar que nos maten que en continuar una relación que no llevará a ningún lado.

- Miéntete a ti si quieres, pero conmigo ni lo intentes. – Me dejo con la boca abierta y se fue sin decir nada mas y sin echar una sola mirada hacia atrás.

Me vestí con parsimonia, realmente tras este encuentro no quería fingir que la visita de Michael no me había afectado, no sentimentalmente, pero sí había afianzado una sensación de incomodidad que no me abandonaba ni por un solo instante.
Me puse el uniforme habitual de los nefilims y baje hacia el salón donde sin duda estarían esperando Valentine y Lucian para comenzar con la junta que habitualmente se realizaba después de la cena y estaba en lo correcto.

- Por favor, toma asiento Jocelyn. – Repuso gentilmente Valentine. Hacia mucho tiempo que no le veía sonreír de verás, no podía evitar sentirme responsable de él.
No hizo falta decir nada mas ya que ninguno de nosotros tres tenía algo que decir así que nos tocó esperar en silencio a que llegase el resto de integrantes de El Círculo.

- Buenas noches a todos. – Añadió el líder indiscutible una vez estuvieron todos sentados y presentes. – He de felicitaros, a todos. Estáis haciendo un trabajo formidable es por eso que el Consejo de Alacante nos ha incrementado las subvenciones lo cual es una grata noticia y todo mérito vuestro, ya sabéis. – Como siempre Valentine haciendo que todos y cada uno de nosotros nos sintiesemos absolutamente imprescindibles para El Círculo.

- Como sabréis esta noche es luna nueva, lo cual conllevará por todos nosotros gran esfuerzo para retener el sangriento asesinato de los licántropos. Hoy es un día verdaderamente complicado para nosotros ya que como imagino que supondréis tendremos que separarnos en grupos de dos a excepción de Malachi… Que bueno… Tras la muerte de Rogart esta noche se quedará en casa. – Malachi alzo la cabeza, desaprobaba en absoluto la decisión de Valentine y este se percato. – Lo siento, Malachi, pero me niego a tener que llevar sobre mi espalda otra muerte mas.

- Pero no es justo, soy muy capaz solo… Y en tal caso… Podríamos ir en una pareja de tres… - Argumento este con fé absoluta.

- No estamos adiestrados para luchar de tres en tres. Nuestro modo de combate siempre ha sido dual. Tu inserción en alguno de los otros grupos sería una absoluta condena para ese grupo, así que no discutas mas este asunto ya que hasta tú sabes que no es sensato. – Malachi apartó la mirada como si fuese un niño que acabase de ser reprendido por su padre.

- A cada grupo le he asignado una posición estratégica donde abundan todos los meses víctimas por culpa de la licantropía que he dejado encima de la mesa para que leaís. Los grupos serán los habituales como bien sabéis. Así que, bueno, eso es todo. Suerte. – Concluyo dando por finalizada la reunión pero para sorpresa y alegría mía alguien mas se manifesto.

- Con… Mis disculpas… Pero quiero cambiar de pareja de grupo. – Añadió Michael con toda mi gratitud todo sea dicho.

- ¿Perdon? – Valentine estaba absolutamente indignado a la par que sorprendido – Imagino que estarás bromeando… Y sabes que no hay tiempo para eso.

- No… No bromea – Añadí yo avergonzada.

- La respuesta es clara y definitivamente NO. – Dijo tajantemente Valentine enrojeciendo de ira.

- Pues si esa es tu respuesta… Clara y definitivamente no realizaré la misión, me quedaré con Malachi, o que él ocupe mi lugar, me da exactamente lo mismo. – Valentine miro a Michael con un odio como jamás hubiese podido observar hacia una persona. Michael era la única persona que alzaba la voz y desafiaba a Valentine, y esto suponía para él un pulso.

El resto de miembros de El Círculo al palpar la tensión previa que se manifestaba en el ambiente buscaron excusas para salir huyendo de la estancia, incluyendo a Malachi que sentenció que no pensaba fomentar ninguna situación que le dejase entre la espada y la pared. De manera que quedasemos únicamente Valentine, Lucian, Michael y yo.

- Vale… - Hizo amago de serenarse. – Dame una buena razón para que yo tenga que cambiaros de pareja… Aunque deberías saber que nadie va a aceptar tal cambio ya que como sabéis nuestro adiestramiento consiste en protegerse el uno al otro y conocer todos y cada uno de los movimientos de tu compañero… Evidentemente al cambiaros será imposible que conozcais la forma de lucha del otro. – Argumentó Valentine como si fuese la mayor obviedad del mundo.

- Pues entonces… Temo que tendrás que contar con una pareja menos para esta misión. – Respondió Michael encogiendose de brazos como si no le importase en absoluto.

- Me temo… Que no lo has entendido… - Se notaba que estaba perdiendo la paciencia. – Si queda un franco libre habrá VÍCTIMAS… ¿Entiendes la importancia o es que acaso serías capaz de cargar con esas posibles muertes?

- Prefiero tener que cargar con una muerte que con la carga que me supone Jocelyn Fairchild. – Me dieron ganas de pegarle un puñetazo… Pero preferí no agrabar la situación, además… Presentía que era muy probable que fuese el propio Valentine el que le atizará.

- Valentine… Dejalo. Yo iré con Wayland. Las semanas que estuviste liado con lo de las Salvaguardas entrené días sueltos con él y mas o menos nos entendemos… Y bueno… Tú con Jocelyn… - De repente miro hacia el suelo… Como si estuviese molesto conmigo por algo. – Bueno, ya sabes, son muchos años, os entendeis a la perfección en el combate, casi tanto como conmigo, no supondrá mayor problema y lo sabes.

- ¡NO, Lucian! No pienso ceder ante esto. Michael quieras o no quieras irás con Jocelyn, y no se hable mas.

- No, Valentine, te equivocas. Quieras o no quieras, NO iré con ella, y no hay mas que hablar. Puedes aceptar la propuesta de Lucian o puedes quedarte sin nada. Tú eliges. – Sentí como Valentine masticaba la vilis en su boca… Sus segundos de tardanza ante una reacción solo podían suponer que había perdido, que daba la victoria, con suerte para mi, a Michael… Y no me equivocaría al decir que era su primera derrota.

- Tú ganas Wayland. – Recalcó las palabras mostrando verdadero odio en ellas por primera vez… Solo con Michael le había visto reaccionar de esta manera. – Vamos. – Me dijo indicando que saliesemos de ahí antes de que se avalanzase para pegarle una paliza al subnormal de Michael. Tuve que correr para alcanzarle y siguiéndole a trompicones nos adentramos en un portal cuyo destino desconocía, pues con todo el lio del cambio de pareja no sabía que misión me habían atribuido finalmente.

Tras salir del portal solo podía adivinar que se trataba de una ciudad, muy monumental, seguramente estuviesemos en algún paía de Europa, con mucho encanto, eso sí. Valentine siguió caminando a un paso que yo no alcanzaba a no ser que corriese en algunas tandas, con aquel trote acabe teniendo flato y respirando dificultosamente.

- ¡Valentine! O andas mas despacio y acabarás yendo tú solito. – Grite su nombre cinco metros detrás suya mientras me ponía la mano en el estómago debido a las tremendas punzadas del flato. Al menos resulto porque giro de inmediato mirandome fríamente de pie. - ¿Qué demonios te pasa? Vale, Michael es un capullo, pero al menos no lo pagues conmigo.

- ¿Qué no lo pague contigo? ¡No le paraste! Por tanto reafirmaste su inconformismo restandome autoridad y demostrando que esto es para vosotros como un juego.

- ¡No! Esto no es para mi un juego, y que tú me acuses de esto me indigna… Pero es evidente que no quería estar con él, me incomoda su presencia… Y me extraña que no averigües el por qué tras lo que te dijo Lucian de nosotros.

- ¿Decirme el qué? – Preguntó extrañado Valentine. – Y no sé absolutamente nada de vosotros. De hecho me ha pillado totalmente de sorpresa teniendo en cuenta que últimamente estabáis todo el rato juntos, creía que compaginabías y de pronto, en vistas a la misión mas importante desde que aprobaron la caza de los subterráneos me asaltais con estas. Si eso no es tomarselo como un juego… ¿Qué lo es?

- Un momento… - Empecé a relacionar, no me podía creer que Lucian no le hubiese comentado nada, pero estaba mas que claro que no lo había hecho y no sabía ni podía entender el por qué. - ¿No sabías que Michael y yo estabamos… Juntos? – Y entonces vi la confusión en su rostro.

- Evidentemente… No. ¿Acaso tenía que ser de otra manera? – Ironizó jactancioso. No le culpaba.

- Teóricamente… Sí. Pero eso ahora no tiene importancia, supongo. Y está anocheciendo, así que supongo que no tenemos mucho tiempo para esta conversación y además tampoco creo que quieras escucharla. – Quisé que él dijese que sí, que quería escucharla… Pero su frialdad y el hecho de que no dejase de mirar el reloj deseando que esta incomoda conversación no se prologanse demasiado me hizo ver su enorme grado de enfado.

- Primera cosa sensata que te oígo decir hoy, porque no, no hay tiempo para conversaciones absurdas de peleas de enamorados.
Y comenzó a andar mientras yo le seguía, al menos el ritmo disminuyo claramente.
Durante toda la caminata hacia donde quiera que fuesemos, ya que no me atrevía a preguntarle, no pude dejar de pensar en Lucian. ¿Por qué me engaño? ¿Por qué me dijo que sí se lo había contado cuando no lo había hecho? No quisé pensar mal de él, jamás me atrevería, a fin y al cabo era mi mejor amigo y sino lo había hecho estaba claro que habría tenido un buen motivo. Pero claro, también era el mejor amigo de Valentine y aunque me jodiese sabía que el cariño que tenía por él era 100 veces superior que el que pudiese tener por mi, así que solo tenía un certeza sobre el asunto. No le contó nada para protegerle de mi. No le podía reprochar absolutamente nada, ya que nuestros constantes dramas tal vez afectasen mas a Valentine de lo que yo pudiese saber y a Lucian si se atreviese a contar.

Al fin Valentine paro enfrente de un bar llamado “Perte de conscience”, francés “Perdida de conciencia”, JA, buen nombre para un bar, no me cabía duda.

- Está bien, Joce. Estamos en Francia, como te habrás llegado a imaginar, para ser mas exactos en Orleans. – Genial, siempre quisé ir a Orleans… Pero hoy no era un buen momento para hacer turismo predije. – Lleva 10 meses seguidos registrándose mensualmente alguna extraña muerte o desaparición provocada por extrañas y peculiares mordeduras de “lobos”. Además, cuento con fuentes que atestiguan que en este bar abundan presencias subterráneas de cuando en cuando.

- Así que lo idóneo es que empecemos por aquí, si alguien sabe algo sobre licántropos este será el lugar. – Termine la explicación por él mientras este me regalaba una sonrisa imperceptible que rapidamente oculto.

Al entrar al local mi extrañanza juraría que acompañó a la de Valentine. Lejos de ser el típico bar con mala apariencia y lleno de personas que posiblemente hubiesen matado a alguien o que diesen la impresión de ser capaces de hacerlo, ahí estaba este pequeño bar de Orleans. Un sitio entrañable. La típica cervecería donde ponen música rock melódica y donde se reunen grupos de mundanos para beber entre risas acompañados de un buen licor y el humo de sus cigarrillos.

- No sé si esto me da buena espina… - Respondí con la misma confusión que podía experimentar el propio Valentine.

- Bueno… Preguntemos a ver si alguien sabe algo.

- Pero… Valentine… Aquí solo hay mundanos. Ni un solo subterráneo. No podemos ir preguntando como si nada sobre existencía de licántropos en la ciudad sin que nos tomen por locos.

- Está bien, actuemos con naturalidad antes de llamar la atención de todas las personas del bar – Añadió al tiempo en que el que sin duda sería el dueño del establecimiento nos miraba dudando sobre nuestra honestidad o intenciones. Nos dirigimos hacia una de las mesas, la que estaba al lado de la caja musical, y nos sentamos esperando a que se acercase la camarera para pedir algo y actuar con normalidad, como mundanos.

- Que faut-il? – (¿Qué van a tomar?) Preguntó la camarera vocalizando mas de la cuenta al percibir que claramente no eramos franceses.

- Deux pintes, s’il vous plaît. – (Dos pintas, por favor) Respondió Valentine con un perfecto francés a tiempo de que la camarera se marchase dedicandole una sonrisa con intenciones claramente deshonestas. Irremediablemente la mire con prepotencia, ¿de qué demonios iba pavoneandose de esa manera cuando él estaba conmigo? Bueno, no estamos juntos, pero ella no tenía manera de saberlo. La risa de Valentine me devolvió a la realidad.

- ¿De qué demonios te ries tú? – Respondí malhumorada.

- De nada de lo que debiera sentirme orgulloso. – De pronto volvió a mostrarse frío como el témpano. – Finjamos que hablamos de algo sumamente interesante hasta que veamos algun movimiento extraño ¿te parece?

- ¿Pero qué mosca te ha picado ahora? A veces me gustaría estar dentro de tu cabeza para saber en qué piensas o a qué vienen tus constantes cambios de humor. – En cuanto dije esto me miro de tal manera que en seguida me sentí desprotegida. – Vale, perdón, me he pasado, tienes tus motivos para estar cabreado tras lo que paso con Michael. Tendría que haberme manifestado en contra del cambio de pareja. No es justo para vosotros.

- Dejalo, en serio Jocelyn… No es el momento para hablar de esto. Bebamos y crucemos palabras para actuar con normalidad y esperemos nuevas. – Decidí acceder en silencio hasta que la camarera nos trajo las cervezas.

Cuando nos quisimos dar cuenta ya habíamos bebido cuatro pintas cada uno y sin ser plenamente conscientes de nuestras facultades ya no actuabamos con distanciamiento alguno, no podía evitar reír por cualquier cosa. Ya fuese por el acento francés de la barra, por la pareja de al lado que sin duda estaban teniendo su primera cita o por los horribles programas televisivos que echaban por la televisión que había colgada en el bar.

- ¿Te acuerdash de… Del día esse? - Antes de terminar una frase, que por cierto tenía tremendas dificultades en pronunciar exactamente bien, no podía evitar reirme y era una sensación agradable que Valentine hubiese dejado atrás la seriedad que le llevaba particularizando últimamente. – ¿Cuando Blackwell intentando eshcupir a la profesora Poppins termino reshbalando sin querer y termino eshcupiendose en la cara? – Los dos estallamos en risas.

- Eh eh eh… Que GRANDE fue ese día, encima le tuvieron que dar cuatro puntos en la cabeza. – Remato para descojone final. Al terminar la cuarta ronda volvió la camarera a lo que Valentine termino pidiendo dos vasos de chupitos y una botella de whisky para los dos, a lo cual yo accedí con total entusiasmo.

Al paso de una hora nos encontrabamos con la mayor borrachera de nuestras vidas. No había duda que al día siguiente no podríamos movernos practicamente de la cama… Y realmente ya no recordabamos casi por qué ni para qué estabamos en Orleans.
Así que comenzamos a hacer timbas de billar con dos parisinos que también estaban embriagados seriamente en alcohol.
No, por si dudaís… Perdimos. La mayoría de veces al dar con el palo acababamos rozando la bola sin llegar a darla en el centro pues al intentar golpearla podía percibir visualmente como esta se movia por propia voluntad… Ahora entiendo lo denominado visión tunel.

- Joselyn Fairrrrchild – Vocalizo Valentine con la botella en la mano. – Vamonosh a una fuente. – Empecé a reír automaticamente.

- ¡¡¡¡Pero yoooo quiero bailarr!!!! – Acabe subida a una mesa, no sé como, ni por qué pero hasta el propio dueño del bar acabo dedicandome las canciones que ponían por la minicadena… En fin, del resto no recuerdo absolutamente nada hasta que salimos del bar “Perte de conscience” (cuanta razón tienen) dirigiendonos hacia la fuente.

- Jocelyn… - Consiguió artícular lentamente Valentine, se notaba que había puesto gran esfuerzo en ello. – Eres una estupenda compañía para salir de juerga. Tantos años… Y lo descubro ahora.

Aunque quisiesemos no podíamos quitarnos la estúpida sonrisilla de la cara y para no caer, ya que ambos ibamos tambaleandonos, nos apoyabamos el uno en el otro, mientras ibamos por toda la calle pegando gritos, pobre vecinos.

- ¡Mierda! – Me sobresalto Valentine de golpe. – La puta misión… Nos hemos olvidado por completo de ella. – Era como si la borrachera se le hubiese pasado de golpe. – Y todo por tu culpa, con Lucian nunca hubiera pasado cosa parecida. – Me reprocho como si yo fuese la que le obligo a beberse esas cuatro pintas y media botella de whisky… Eso era realmente injusto.

- ¿Cómo cojones tienes tanto morro? – No, en el estado en el que estaba no podía ser muy educada, tampoco es que lo fuese muy de costumbre. Y le empuje desafiándole.

Valentine me miró desafiante y acto seguido me empujo él. ¿De qué cojones iba? Sin pensar detenidamente en ello me quite un zapato y se lo tiré al estómago. Él se quedo totalmente blanco y con la cara desenfocada vino corriendo a mi y me cogió como si fuese un saco de patatas. Yo comencé a patalear pero él en cambio cuando hubo llegado a la búscada y ansiada fuente me tiro en ella.
Chorreante de orgullo como estaba y con ansias de venganza cogí a tiempo su estela del bolsillo trasero.

- Eh. Devuelveme eso de inmediato.

- ¿La quieres? – Pregunté provocándole. – Pues o te metes en la fuente en la que tan amablemente me has metido tú o la tiro con todas mis fuerzas hasta hacerla pedazos.

Si las miradas matasen esta sin dudas sería una de ellas. Tal vez solo lo hiciese porque estuviese lo suficientemente borracho como para no pensar en la reputación intachable de líder que profesaba por todos los ríncones pero tras descalzarse acabo metiéndose en la fuente. Cuando pude ver con enorme satisfacción que él también se había mojado por completo le di la estela sin poder reprimir la risa.

- Eres estúpida. – Añadió acorralandome cada vez mas contra la estatua que habitaba en el centro, una de Poseidon, Dios del mar.

- Y tú eres insoportable.

- Y tú una engreida.

- Te odio. – Tercié exhausta ya con el cuerpo totalmente apoyado a la estatua.

- Me alegro, al menos coincidimos en algo.

Podría decir que estaba absolutamente planeado, pero mentiría. También podría decir que fue algo premeditado… Pero tampoco sería cierto. El caso es que me cogió de la cara y empotrándome aun mas a la estatua nos besamos con pura necesidad. Empapados como estabamos en una preciosa fuente de Orleans, una noche de luna llena y besandonos con absoluta pasión como hacíamos, estoy segura de que podríamos haber ocupado perfectamente bastantes postales sobre Francia, país del amor.

Nuestras respiraciones lejos de ser normales eran de lo mas agitadas, y a medida que pasaba el tiempo subía la tensión. Pronto cogió uno de mis muslos empapados y lo utilizo para rodearse con él, evitando así que hubiese un solo milimetro de distancia entre nosotros. Pronto Valentine comenzó a bajar, dandome besos primero por el cuello y luego por el canalillo.
En un intento de abrir los ojos me percate de una luz, una luz que venía hacia la fuente. Genial, Le Police.

- Valentine… - Susurré muerta de vergüenza ya que el coche acababa de frenar enfrente de nosotros, pero él debió entenderlo como una incitación porque tuve que separarle para que me hiciese caso. – La policia francesa… Estar en una fuente es un delito… No quiero ni imaginar lo que será estar retozando en una fuente.

- Tenemos que correr – No, correr no, no ibamos a huir como criminales. - Recuerda que para los mundanos nosotros no existimos, no estamos fichados. – Vale, visto de esa manera lo mejor sería huír como criminales.

Salimos corriendo de la fuente hacia arriba antes de que la policia llegase a la fuente. En cuanto estos nos vieron correr salieron tras nosotros. Por desgracia para nosotros haber estado en el agua hacia que nuestras ropas pesasen el triple y que al pegarse a nuestra piel a medida que corriesemos dar cada paso se volviese mas duro, por suerte para nosotros contamos con estelas así que al primer callejón que llegamos rápidamente nos adentramos con estela en mano a tiempo de ponernos una runa de invisibilidad justo cuando la policia llego al callejón. Ver la cara de incertidumbre de estos no tenía precio y mas teniendo en cuenta que se trataba de una calle cortada.

Esperamos a que se fuesen y nos dirigimos hacia el portal, no sin antes volver a la fuente para que Valentine recogiese sus zapatos.

Al llegar a la casa solariega no nos encontramos con nadie en absoluto. Lo cual era raro ya que habitualmente solían esperar hasta que todos llegaban.

- ¿Por qué no hay nadie esperandonos? Serán las 3 aproximadamente, no entiendo donde están. – Repuse nerviosa.

- No, Joce. Son las 6 de la madrugada… Todos están durmiendo. - ¿Tan tarde? No me lo podía creer. - Y sigueme, vayamos a por una toalla para secarnos. – Le hice caso sin oponer resistencia, tal vez debido a que aun me sentía como si estuviese en una nube.

En silencio nos secamos en su habitación sin dejar ni tan siquiera de mirarnos un solo segundo. Parecía uno de esos documentales donde el animal mira durante horas a su presa hasta que decide atacarla, pero a diferencia ninguno de nosotros dos se avalanzaba a la presa.

- Vaya… El destino siempre nos juega estas pasadas ¿verdad? Si no es una cosa es otra. Estamos condenados a ser… Amigos. – Respondió Valentine dejandome pasmada. No hablaba con amargura, al contrario.

- ¿Amigos? Si eso es lo que crees que llevamos siendo todo este tiempo debes tener pocos amigos. – Respondí riendo.

- Bueno, lo que sea es una putada. – Y suspirando se tiro con los brazos extendidos en cruz sobre su cama.

- No, me niego a pensar que nuestra relación está en manos del destino. – Dije a tiempo que me quitaba el vestido sentandome en la cama a su lado mientras él sin apartar la sorpresa de su rostro me agarraba por la cintura y me ponía debajo suya.

Entre besos y caricias nos hicimos el amor.
Volver arriba Ir abajo
laura_fray
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Lun Oct 25, 2010 9:30 pm

ohhhhhh , que cañaaaa!!
ha sido totalmente inesperado!!

nunca me hubiera imaginado esta drunken borrachera drunken
Tienes ke segirrrrrrrrr Twisted Evil Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Cathy McCarty
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Jue Dic 30, 2010 7:19 pm

UAAAAAAA
Cielo eres genial!!!!!!!!!!! no que digo genial,
FANTASTICAAA!!!!!!!!!!!!¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
me acabo de leer TODOS lo capitulos del tiroonn enserio me encantaassss
nunca me habia planteado a Valentine asii Smile
LL))

Volver arriba Ir abajo
Nemorise
Cazador de Sombras



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Lun Ene 03, 2011 5:59 am

Venga Cathy, te lo has ganado XD Actualizo porque me has alegrado la noche sala Smile


15. Secretos compartidos.

Aun me sentía rara, me acababa de despertar en el cuarto de Valentine en compañía de su abrazo.

No podía evitar sorprenderme de mi misma al estar a su lado, no es algo que no hubiese pensando que jamás pasaría pero desde luego nunca imagine que las cosas transcenderían de esta manera.

- Buenos días – Añadió mientras se desperezaba sintiéndose observado por mí. Me quede cortada… Era ridículo pues ya me había visto desnuda anteriormente… Pero no sé, siempre impactaba levantarte resacosa y verte desnuda al lado de un hombre, y más si este encima era Valentine. - ¿Tengo que deducir que el que escondas tu cabeza bajo la sabana hasta la altura de los ojos y que me mires es un “Buenos días” también?

Visto de ese modo hacía que me sintiese notoriamente ridícula. Y no entendía porque ahora me venía con remilgos.

- Buenos días – Y le regale un beso en la mejilla. Por la cara que puso imagine que le supo a poco, pero por las mañanas no era nada generosa. – Deberíamos levantarnos. Ya sabes. Deduzco que nos van a matar e imagino que querrán saber por qué no hemos realizado nuestra misión y por qué nos presentamos en el salón a las… - Miré la hora del reloj de pared de Valentine - ¡A las 5 de la tarde, JODER!

- ¿Y qué importa? – Vaya, ni siquiera se inmuto al enterarse de la hora – No creo que nadie se atreva a reprenderme… Y más vale que tu amiguito… Wayland se quede calladito.

Suspire ante este comentario… No recordaba que no habíamos hablado del tema de Michael y yo, pero sin lugar a dudas hoy no era el día en el que desease hacerlo. Me levante dispuesta a vestirme aunque Valentine me retuvo agarrándome del brazo y empujándome de nuevo a la cama.

- Venga ya, Joce, dime de verás si no prefieres quedarte todo el día en la cama conmigo de la misma manera que yo deseo. – Me hubiese gustado negarme orgullosa ante esta proposición, levantarme, vestirme e irme… Pero indudablemente prefería estar con él, eso y que comenzase a besarme y a susurrarme palabras en el oído deterioro por completo toda mi firmeza.

Me deje llevar demasiado, tanto que acabe actuando desaforada debajo suya mientras le pedía que no parase aunque en un arranque de responsabilidad le aparte con la mano.

- Para, ¡No! – Él me miro con fastidio. - ¿Qué va a pensar el resto de nosotros?

- ¿Estabas pensando ahora mismo… en ellos? Has herido mi ego.

- No, no me refiero a eso. – Añadí dándole un codazo. – Sino a que a ojos del resto ¿qué pensarán? – Era una pregunta retórica, Valentine lo entendió. – Pensarán que no nos lo tomamos en serio. Y más cuando ayer era un día decisivo para el Círculo y hoy no damos señales de vida.

- Tienes… Razón. – Añadió finalmente con un tremendo pesar. Y no sin antes volver a besarme no comencé a vestirme.

Concordé con él el mantener lo que fuese que tuviésemos en secreto y con los zapatos en la mano evadí cualquier posible encuentro hasta llegar al cuarto que tenía en la casa solariega. Los miembros de más antigüedad o de mas responsabilidad disponíamos de una. Hacía meses que prácticamente ya no pisaba la casa de mis padres, todo sea cierto.

Así que intentando que nadie me viese con la ropa del día anterior, y con el habitual aspecto de una borrachera y una noche de sexo logré llegar invicta a mi cuarto.

Una vez me duche, peine y me puse un vestido de lo mas cómodo, busqué cualquier posible movimiento en toda la casa. Hasta que pude oír a Michael discutiendo con alguien, como era habitual, en el jardín.

- No, Lucian, me da igual lo que a ti te parezca o lo que haya sufrido. Hace horas y horas que tendría que haber dado la cara. Y tenemos que soportar que Maryse nos diga que le dejemos dormir que cuando ha pasado a su cuarto parecía que le habían herido… - Parecía que Lucian fuese a saltarle a la yugular de un momento a otro.

- Eh… Buenas tardes… - Interrumpí sintiéndome irremediablemente culpable por mi dejadez.

- Vaya. ¿Qué tal has dormido? ¿Cómoda no? – Ironizó Michael rozando el límite del grito.

- Eh… Hoy he dormido en casa de mis padres e insistieron en qué me quedase a comer con ellos por su aniversario, - improvisé – no me pude negar, lo siento.

- ¿En casa de tus padres? Maryse nos dijo que estabas durmiendo aquí, en tu cuarto. – Miré a Maryse alarmada… Vaya, ella debía haber ido a buscarnos pensando si estaríamos heridos o para saber simplemente si habíamos regresado de Orleans, por lo que ella debió vernos juntos… A mí y a Valentine… Quería morirme. La miré, aparto la vista avergonzada evidenciando lo que supuse que sabía. Con la mirada agradecí que mintiese por nosotros alegando que estábamos durmiendo cada uno en nuestro cuarto… Pero nuestras versiones se habían ido al trapo, mierda.

- Ah… Ya, a ver… En un principio, dormí aquí hasta que me recuperé… Pero me apetecía dormir en mi casa, así que luego me fui y termine comiendo con mis padres. – Mi versión de los hechos flojeaba y mucho, pero nadie podía suponer por qué mentiría sobre algo tan simple como en que habitación dormí.

- Bueno, ¿y qué paso? ¿Tuvisteis suerte? ¿A cuántos matasteis? – Me quedé bloqueada, en cierto modo me daba bastante apuro decir que no habíamos hecho nada en mas de 6 horas de misión.

- A dos. – Respondió de pronto Valentine a mi espalda. – En principio solo había uno, pero luego debió venir su amiguito, nos complicó las cosas bastante, pero al final todo salió como era de esperar. Aunque de todas formas no debería darte ni una sola explicación a ti de lo que hago o dejo de hacer. – Si ayer Valentine odiaba a Michael hoy que sabía que habíamos estado juntos lo hacía con mayor intensidad.

- Bueno, basta. Lo importante es que todos estamos bien. – Argumentó Lucian recordándome que debía hablar con él, tenía que darme una explicación.

- Sí… Eso es lo importante. El señorito Valentine está sano y salvo, todo lo demás carece de interés. – Escupió las palabras Michael.

Valentine salió disparado, ninguno pudo frenar la situación y antes de que alguno pudiese ponerse entre medias asestó un par de puñetazos en cara y estómago a Michael, aunque este no se quedó atrás propinándole uno en el ojo izquierdo. Lucian se interpuso entre ambos recibiendo algún que otro puñetazo de refilón, yo por mi parte agarré a Valentine por los hombros acompañada por Robert.

Cuando sucede algo de esto te das cuenta de que todo se ha desarrollado en tan solo un par de segundos y curiosamente la situación se intensifica mucho más de lo que pensamos. Nos costó más de cinco minutos conseguir someter a ambos. Le puse una bolsa llena de hielos en el ojo a Valentine, hasta que entró Lucian en la cocina como un loco.

- ¿Es qué se te han cruzado los cables? ¿En qué cojones pensabas? – Grito zarandeándole.

- Si esperas que deba arrepentirme es mejor que no pierdas tu tiempo. Joce, pásame tu estela. – Me pidió restando importancia a la presencia de Lucian. A tiempo de que yo sacase la mía y Lucian cogiéndola al vuelo la estampase contra el suelo. ¿Se habría vuelto loco?

- Pero… ¿Serás capullo? ¿A qué viene esto joder? – Pregunté sobresaltada, no era la típica reacción que tendría Lucian, no desde luego el que yo conocía anteriormente, ahora ya no sabía prácticamente nada de él.

- ¡No! Su ojo, se curará de manera natural. Así aprenderá que sus actos tienen una consecuencia.

- Pero… ¿Quién te crees que eres? ¿Mi padre? Estoy lo suficiente calentito para que encima vengas tú ahora a tocarme los cojones. – La verdad es que era entretenido ver esta situación. Jamás había visto a Valentine responder de esta manera tan… ¿Humana? Ni tampoco había visto nunca a Lucian enfrentarse a este.

- Luke… ¡Para! Michael llevaba tiempo sobrepasándose. No estoy diciendo que sea normal que Valentine le pegase, pero reconocerás que fue él el que le provoco desde un principio. – Ahora me sentía como una madre intentando disciplinar a sus hijos.

- De ti era de la que menos esperaba que tolerase semejante comportamiento por su parte. Pero claro, dos que duermen en un mismo colchón se vuelven de la misma opinión. – Sonrió amargamente… ¿Cómo demonios lo sabría? No, por parte de Maryse no lo sabía, de eso estaba totalmente segura. Me sentí avergonzada al principio, aunque luego todo eso fue sustituido por rabia, Lucian, mi supuesto mejor amigo, Lucian el que tantos secretos me escondía, ¿ahora intentaba darme lecciones de moral?

- Sí, claro, ya sé lo que pasa, ¿te jode que ahora Valentine tenga puestos los ojos en otro sitio que no sea su CHUCHO… sumiso? – El desprecio jamás ha inundado tanto alguna sílaba de mi boca como en esa ocasión. Jamás me he mostrado más prepotente, jamás he visto a Lucian tan herido y jamás he visto disfrutar tanto a Valentine con la salvedad de la madrugada pasada.

Lucian miro a Valentine decepcionado, y a mí con lo más parecido al odio que haya podido observar provenir de él en toda mi vida.

- Haced lo que queráis, más tarde o más temprano ambos deseareis mataros el uno al otro, cuando llegué ese día de nuevo, no contéis conmigo para llorarme vuestras miserables penas. – Vaya, un discurso digno de pertenecer al Apocalipsis, y se marchó sin más.

Me quedé mirando la puerta entre indignada y alucinada hasta que el eterno silencio fue interrumpido por las estridentes risas de Valentine. Jamás le había visto reír de esa manera, estaba literalmente llorando de la risa. Y yo tampoco pude reprimirlas más, acabe contagiada de las suyas. No es que la escena hubiese sido graciosa, pero la sentencia final de Lucian no consiguió su cometido principal y acabamos tomándonosla como un chiste hasta que Valentine se levantó con la sonrisilla floja aun en la cara y me acorralo a la encimera de la cocina donde estaba apoyada.

- No te haces a la idea de lo cachondo que me ha puesto verte enfrentarte a Lucian. – Me confeso susurrándome al oído con la voz completamente ronca. No pude evitar excitarme de inmediato.

- Y tú no te haces a la idea de lo cachonda que me ha puesto verte pegar a Michael. – Confesé a su vez sin ser dueña de mi propia sonrisa.

Valentine me aupó a la encimera besándome desaforadamente mientras sus manos calentaban cualquier resquicio de mi cuerpo. Con una mano le atraje por la cabeza más hacia mí.

- ¡Ah! – Se quejó. – Heridas de guerra. – Añadió riéndose y tocándose el ojo que Michael había dejado hinchado y ensangrentado. – Una estela sería realmente útil para situaciones como estas… Pero bueno, papá Lucian me ha castigado. – La risa de Valentine cada vez me contagiaba más y más.

- Independientemente de lo que diga Lucian, ni se te ocurra curártela. – Añadí yo también en susurros. – No te haces a la idea de lo que me pone. – Mi respuesta sin lugar a dudas había agradado de maneras ilimitadas a Valentine.

Empecé a sentir que esto era una locura en el momento en que terminó por levantarme el vestido hasta la altura de la cintura y a quitarme la ropa interior más húmeda que de costumbre. No es que quisiésemos que nos pillase cualquier persona en plena faena pero juro que en ese preciso momento éramos incapaces de pensar con fluidez, vamos, de utilizar el cerebro sin ir más lejos.

- No te haces a la idea de la cantidad de veces que me he imaginado estar haciendo esto contigo. Una y otra vez. – Ronqueo más de la cuenta Valentine.

- Pues adelante, ¿a qué esperas? – Le reté sin censura.

Si hay algo que supera a Valentine son los retos sin lugar a dudas. Le desabroché la cremallera de sus vaqueros, jamás me había visto expuesta a una situación similar, parecía una auténtica perra en celo pero al menos podía añadir con satisfacción que no era la única a la que le pasaba algo parecido. Con el miembro claramente hinchado de excitación empezó a sacudirme con fuerza y sin control. Me estaba gustando y sobraba añadir que jamás había llegado a sentir ese nivel de satisfacción con cualquier otro hombre.
Hasta que alguien abrió la puerta. Rigurosamente tanto Valentine como yo miramos a nuestro observador, Stephen Herondale. Decir que los tres nos quedamos al menos unos 30 segundos con cara de alucinados y sin pronunciar palabra no es exagerar.

- Eh eh… Esto… Yo, no he visto nada. – Fue lo que añadió Stephen mientras se daba la vuelta cerrando la puerta de la cocina.

Seguimos con cara de subnormales unos segundos más que parecía tratarse de una eternidad. Hasta que Valentine apoyo su cabeza en mi hombro no pude dejar de mirar hacia la puerta.

- ¿Es qué nos hemos vuelto locos? – Añadió él con profundo pesar. – Nos estamos comportando como unos jodidos adolescentes. – Se separó de mí y se abrocho los pantalones. – Jocelyn ¿qué se supone que le diré ahora a Stephen? ¿Qué debo hacer? – Jamás le había visto tan avergonzado.

- Nada. No le dirás nada. Yo hablaré con él. – Me baje de la encimera arreglando mi aspecto lo más que pude. – No te preocupes… - Le di un largo beso de puntillas y me fui a buscar a Stephen.

No fue difícil de encontrarle, estaba en los jardines de la casa sentado en un banco mirando intensamente una fuente que tenía una hermosa estatua de un ángel echando agua por la boca.

- Hola… - De las primeras veces que hablaría con él y tendría que ser esta conversación… Fabuloso, sin duda.

- No, de verdad. No tienes que darme ni una sola explicación. No me importa. Lo que vosotros hagáis en la… Cocina, me da igual. Por mí no ha pasado y créeme, me gustaría borrar esa imagen de mi mente. – Añadió irónico y atormentado.

- Lo… Siento. No puedo entender como hemos acabado así, pero bueno, eso da lo mismo. Es un comportamiento vergonzoso el cual te aseguro que no volverá a repetirse, JAMÁS.

- Que no, que no me tienes que dar explicaciones, me da igual lo que hagáis. – Repitió intentando eludir esta conversación.

- Me alegro de que así sea… Pero, verás, te agradecería que no… Que no llegase a otros oídos todo… Esto. – Me daba hasta vergüenza decir el suceso en cuestión.

- Mira. Si estoy en el Círculo no es por chismorrear o salir en las portadas de las revistas, sino porque creo en la causa. Así que no hacía ni falta que me dijeses… Eso. – Esto hizo que me sintiese peor aun, tanto compromiso era admirable.

- Gracias, Stephen. – No pude evitar sonreír. – Gracias de verás.
Volver arriba Ir abajo
Laurel
Miembro superior de la Clave



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Lun Ene 03, 2011 2:56 pm

Nueva lectora, el primer capítulo me ha enganchado... Tengo mucho por leer, pero me pondré a ello Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Cathy McCarty
Mundano



MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Vie Ene 07, 2011 1:51 am

.. ..
O.O
Yo??????¿¿¿¿¿¿
ohh GENIALLLL
tequieroooo Very Happy
ademasssss este capitulo.... umssss a mi si que me ha alegradoo la nocheee jijiji.... FABULOSOOOO xDD


Tu
MAYORRR fan
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15   Hoy a las 1:31 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Memorias de Jocelyn +18 ACT: 03/01 CAP: 15
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5
 Temas similares
-
» Memorias de la Plaza (Fiel a la Vega)
» Logran controlar memorias del cerebro, artificialmente
» MEMORIAS DE ADRIANO, Marguerite Yourcenar
» Rol , memorias de Idhun, el retorno de los Sheks
» portada completa Memorias de idhún II

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cazadores De Sombras :: Leyendas de Idris-
Cambiar a: